中美洲自由貿易協定產品網

Central America FTA Product Center

Noticias
Prestigiosa revista incluye dos investigadores taiwaneses en reportaje sobre científicos más destacados de Asia del Este    [2018/07/10]

Los taiwaneses Huey-Jen Jenny Su y Lin-shan Lee aparecen en Científicos estrella de Asia del Este, un artículo publicado en la prestigiosa revista científica Nature el 27 de junio sobre diez famosos investigadores de dicha región que están generando un gran impacto en el escenario internacional.
 
 La doctora Huey-Jen Jenny Su, la primera mujer en presidir la Universidad Nacional Cheng Kung -labor que lleva a cabo desde 2015-, es una experta en temas relacionados con la contaminación del aire. Por su parte, el doctor Lin-shan Lee, profesor de la Universidad Nacional de Taiwan, es un pionero en programación, especialmente del reconocimiento de voz.
 
 La revista Nature describe a Su como la “guardiana del aire”. La popular revista científica destaca el papel que jugó la investigadora en la adopción de regulaciones para garantizar la calidad del aire en el interior de los edificios en Taiwan. La ahora presidenta de la Universidad Nacional Cheng Kung aportó datos científicos que dieron lugar a la propuesta en 2005 de límites para los niveles de ciertos contaminantes en interiores y la introducción en 2012 de leyes para regular la calidad del aire en interiores.
 
 Tras completar su doctorado, Su pasó un año trabajando en un importante proyecto de investigación del Gobierno de Estados Unidos que la llevó a muchos hogares, en los cuales observó de primera mano las malas condiciones de vida que sufren algunas personas. Esta experiencia, “me dio mucha inspiración, tras regresar a Taiwan, sobre cómo vincular hallazgos científicos con políticas de manera efectiva”, apunta Su a Nature.
 
 Sobre Lee, la revista indica que es “un científico informático que busca crear una versión oral de Google”.
 
Lee se formó como ingeniero eléctrico y completó su doctorado en la Universidad de Stanford, California, en la década de los 70. El popular científico taiwanés también trabajó en EE. UU. en satélites utilizados para comunicación telefónica.
 
 Tras dicha experiencia, Lee cambió los satélites por computadoras y comenzó a desarrollar una herramienta que permitiera reconocer el mandarín hablado. Durante más de una década, él y su equipo construyeron el primer dispositivo capaz de reconocer chino mandarín hablado. En 1995, su máquina podía transformar el habla en una serie de caracteres.
 
 Lee se encuentra ahora frente a otro desafío relacionado con el reconocimiento de voz: reconocer el contenido hablado de los archivos de audio y video. Su equipo utiliza el aprendizaje automático para crear un sistema en el que los usuarios puedan buscar palabras, frases u oraciones específicas dentro de un video, recoge el artículo de Nature.


Fuente:Noticias de Taiwan (https://noticias.nat.gov.tw/news.php?unit=101&post=137569)

top